Vie, 24 Nov 2017 | 9:57 hs.

[ 28.01.2016 16:46 ]  » Literatura Adentro

Julián Scatolaro: Cuando alguien te dice que lloró con lo que escribiste sentís que esa tiene que ser tu bandera. Escribir

Joven y curioso, de Chajarí a La Plata, del IMA a la UNLP. Julián nos cuenta, que la literatura llego en un momento de pérdidas personales. La influencia de Galeano en la búsqueda del mensaje y poder ir más allá de las frases.

La Ex Estación de Trenes luce encantadora, la escenografía amarillenta se inmortaliza entre las personas que caminan por las veredas haciendo ejercicio y la velocidad de los autos que van y vienen en la calle, ninguno de ellos sabe que en uno de los bancos un joven recita Galeano y sueña con ser como él.

¿En qué momento de tu vida la literatura empezó a tener el protagonismo que le das hoy? ¿Tenés
presente qué fue lo primero que escribiste?

Hace poco me acerque a los libros. Hace un par de años atrás mi cultura literaria no era la que es hoy. Veía libros sueltos en mi casa. Fue como pensar un rompecabezas con partes que fueron apareciendo de a poco. En el momento más triste de mi vida la literatura apareció de golpe y pienso que no fue casualidad.

Me acuerdo una vez escribí un cuento corto sobre una rana, se lo mostré a mi mamá. No sé en qué
momento me empezó a salir de adentro, pero salió con mucha fuerza esas ganas de contar.

Tenés una admiración particular por Galeano al que llegaste en la secundaria y por una profesora de historia ¿Que te atrapo de él?


A mí siempre me gustaron las historias simples. También tengo mucha curiosidad por la historia en general. Mi primer contacto con la literatura fue por medio de Galeano en el secundario. El poder de síntesis, el mensaje de Galeano me hizo sentir por primera vez ganas de ir a comprar un libro (Espejos, Una Historia casi universal). Después en internet y las redes sociales empecé a encontrarme con más textos de él y cuando leí "El mundo" (en El libro de los abrazos) ese día me explotó la cabeza. Me llenó.

Galeano tiene todo, porque necesita de la complicidad del lector. Entender el contexto es muy importante. Su muerte fue un choque muy raro. Una amiga me dice "se murió" y me entró un frío en la espalda como si se me hubiese muerto mi tío.

¿Y con otros te pasaron cosas parecidas?

Los autores me sorprenden y me decepcionan todo el tiempo. Me pasó con "El mundo de afuera" de
Jorge Franco, no le puse tanta ficha y me encantó, los personajes eran simples y tenía una lectura hermosa. Y me pasó al revés con Katzenbach que me quedó claro cuando lo leí "yo no quiero escribir así".

Las redes se convirtieron en formas cotidianas de literatura ¿Ves esto como una expresión artística o como frases oportunistas?


Para mí todo es indicio de literatura. Son indicios crudos, desprolijos de la literatura que tenemos dentro. Yo quería más, quería ir más allá de la frase y empecé a estar tardes leyendo, empecé a soñar y trabajar ideas. No me conformé con lo que podía publicar en un momento cualquiera.

ANÉCDOTA: Cuando Galeano presentó “Los hijos de los Días” en la Feria Internacional del Libro de Buenos Aires, ese mismo día me invitaron a ir a ver River al Monumental. Elegí River, no me arrepiento, porque lo elegí, pero me va a quedar para siempre eso que no se me dio.

¿Así fue que te empezaste a pasar del lado de los que solo leen al de los que también escriben?

Lo primero que escribí lo mande a la feria del libro. Me salió un escrito que se llama "El jardín"- Gramaticalmente no salió como quería, pero tiempo después me empezó a gustar. Y a mis conocidos también les gustó mucho, más allá que no tenían mucho mundo literario encima, les encanto lo que había hecho.

¿Ahí fue cuando dejó de ser un disfrute?

Sí. En esa búsqueda me empecé a auto exigir de más y hasta arranque el psicólogo para poder entender que tengo que disfrutar y no sentirme presionado.

RESEÑA DEL AUTOR
NOMBRE Y APELLIDO: JULIÁN SCATOLARO (24)
PRIMARIA Y SECUNDARIA: INSTITUTO MARIA AUXILIADORA
ACTUALMENTE: ESTUDIA PROF. DE HISTORIA EN LA PLATA
GÉNERO: RELATO/FICCIÓN
PREMIOS: FERIA DEL LIBRO CHAJARÍ 2014 Y 2015 - CONCURSO "SI NO LO VEO NO LO CREO" CONCORDIA.


Hay relatos tuyos que fueron premiados y se pueden encontrar en internet ¿De qué se tratan esos escritos?

"Los ojos de la mariposa" fue para un concurso en Concordia que relacionaba texto y fotografía, y salió después de muchas dudas. Siempre me cautivó el concepto de "Tren", es progreso, es viajar, es escapar, es pobreza, es llegar, use esas ideas en el cuento. Pero cuando lo terminé me quedó un gusto agridulce porque me condicionó el tope de extensión que me daba el concurso. Tengo pensado continuarlo. Esa vez recibí una mención especial.

"El juego de los encuentros" es una mezcla de ideas. Hace años venía pensando con un chico en la gran ciudad, solo. Era un texto suelto, con una idea buena pero que no sabía desde donde iniciarla. Y un día en La Plata me puse imaginar mientras miraba a una persona sola en una plaza, y me pareció un lindo juego sentarte a pensar con quién se va a encontrar toda esa gente que anda por la ciudad.

"Detrás de la luz: Memorias prisioneras” es un cuento sobre una mirada de un narrador que no te lo esperas hasta último momento. Un tiempo antes había soñado con una nena y un animal raro. Entonces salió y al poco tiempo la segunda versión salió sola, quizás se me hizo fácil explicar desde el otro lugar la misma historia. Esa fue una época de pérdidas para mí y fue una manera de expresarlo, un cable a tierra. La gente se me acercaba y me contaba que lloró con ese cuento y era justo esa tristeza la que yo estaba viviendo.

Siempre necesitamos de lo externo para poder escribir. En tus textos me encontré con estas particularidades: Animales, amor y mates.

Los animales son ese alma pura, que te llena. Tienen todas las virtudes de un hombre y ninguno de sus defectos. Me simbolizan eso, la impotencia de que no se puedan expresar y a su vez de saber que sienten.

El amor es todo, la vida funciona con amor. Estudiar, trabajar, entrevistarme, no sé si existe algo que no tenga amor.

Mate, me acompaña. Cuando escribo yo soy mi mundo y el mate es mi único compañero. Me acuerdo que una vez en mi casa, acá en Chajarí me pasó que estaba tomando mates y sucede algo extraordinario. Lo escribí y tiene mucho de Chajarí, entonces me animé al humor y la fantasía juntos.

La ficción tiene mucho de realidad, particularmente cómo la pensas ¿Ficción para escaparte o para afrontarla? ¿Repercute eso en la creación de tus personajes?

Ambas. Pasa por ahí con Game of Trones, el éxito que tiene es por la realidad de sus personajes, podés cambiar tranquilamente un castillo por un edificio del siglo XXI y va a andar. Porque las traiciones, los asesinatos, la envidia está en el ser humano. También es una vía de escape, es salir a no pensar todo lo que tenés que hacer en lo cotidiano.

Los personajes, creo que las descripciones ayudan cuando las necesitás. Por ejemplo una nena, con su inocencia ya alcanza, después vas usando cosas más puntuales como el color del pelo, los zapatos que usa. Stephen King dice "no importa si el malo usa jean, o zapatos, solo hay que contarlo si es necesario. Eso se lo tiene que imaginar el lector.

¿Qué vas a escribir próximamente?

No te sabría decir qué voy a escribir, lo único que quiero es perfeccionarme, leer y tomar cosas de otros autores. Ojalá en un fututo sean historias más consolidadas, párrafos mejor hechos, personajes mejor
construidos.

FRAGMENTO: “Sin embargo, lo mejor de aquel extraño ritual era cuando se conseguía acertar, y allí uno se volvía testigo de un milagro. Dos partes de un fondo transformándose por un instante tan diminuto, tan breve que muere antes de nacer, en el elemento principal de la obra de arte. Exactamente lo que Anahí vio en el sueño”.

Texto: Rodrigo Barrios Berterame 

newsletter

Toda la informaci�n
en tu casilla de email. Suscribite